Reseña: «La Llamada de la Sangre», de Poppy Z. Brite #juniolgbt

-Título original: Drawing Blood

Autor: Poppy Z. Brite

-Puntuación en Goodreads: 1/5

Páginas: 337

Tenía muchas expectativas depositadas en este libro, más aún cuando vi la puntuación que tiene en Goodreads; francamente, no entiendo dicha puntuación. Aunque no es menos cierto que no todos los libros están hechos para todo el mundo.

La premisa del libro resulta atrayente: Trevor es un chico que ha sobrevivido al asesinato de su familia por parte de su padre, que acabó suicidándose tras haber acabados con todos menos con él. Atormentado al no saber por qué fue el único al que su padre decidió perdonar la vida, vuelve a la casa donde todo ocurrió en busca de respuestas. Paralelamente, un joven y excepcional pirata informático acabará entrometiéndose en la vida de Trevor, incidiando un romance con él. La casa, para más inri, está encantada por lo que viene siendo el presunto espíritu de su padre.

***ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS***

Lo que promete ser una interesante novela sobre casas encantadas y un viaje transformador del protagonista se convierte en una novela lenta, en demasiadas ocasiones aburrida. Hay varias cosas que no me funcionan en la novela:

-El enamoramiento profundo e incondicional entre Trevor y Zach a los dos minutos de conocerse resulta totalmente no creíble. Me recuerda a los enamoramientos absurdos que ocurrían en Crepúsculo con los Hombres Lobo y tal…

-Trevor pega una paliza en dos ocasiones a Zach, una de ellas casi de muerte. Me parece increíble que, pese a todo, Zach decida seguir con él y ambos vean todo como retos superados y encuentren romanticismo en algo tan tremendamente tóxico e inmoral como el maltrato. Y no me vale la excusa de la posesión: primero, porque no está poseído en ningún momento; segundo porque antes del desarrollo de la trama, Trevor ya fantasea con saborear la sangre de Zach y su carne y esas cosas. ¡Se conocen sólo de unos días! Venga ya, a otro con ese cuento.

-Tras 340 páginas de lectura pesadísima y aburrida, lo menos que esperamos es conocer la motivación que llevó al padre de Trevor a hacer lo que hizo. ¡Pues no, te vas a quedar con las ganas! Este leitmotiv, hilo conductor de la historia, queda sin resolver y, lo peor, es que a Trevor, que lleva años atormentado con esa pregunta, deja de importarle…

-Quizá sea la casa encantada menos aprovechada de la historia de la humanidad. Pocos efectos, en su mayoría de serie B, para lo que podría ser. Lo único que hace en todo el libro es cerrar una puerta, hacer que vean cositas en un espejo y generar electricidad por sí misma (con el ahorro que eso comporta para sus inquilinos, oiga).

-El personaje de Zach está claramente desaprovechado y no es creíble. Con el background que tiene, podría haber usado sus conocimientos de informática para obtener información de la casa, de lo que aconteció… No sé, aportar más datos para Trevor. Además, precisamente por su historia, no resulta nada creíble ese cambio que hace de ser un libertino para intentar saciar el vacío que siente en su interior, a ser la persona más romántica e incondicional con alguien al que acaba de conocer. ¿Por qué Trevor y no cualquier otro? Pues yo os lo digo: Deus Ex Machina. El narrador lo quiso así, porque no resulta nada lógico ni creíble.

-Esa apología de las drogas me sobra muchísimo, así como también me sobran esas interminables escenas de sexo gratuito que no aportan nada a la historia y esa violencia que subyace en cada una de dichas escenas. Todo es disfuncional en esta novela. Y no es que eso me moleste: es que no encuentro que esté bien llevado.

-Los personajes secundarios son peleles de cartón sin fondo ninguno que únicamente están allí para salvar a los personajes cuando éstos lo necesitan. Son personajes vacíos, que no aportan nada. Ni siquiera Calvin aporta conflicto, cuando podría haber sido un personaje interesantísimo, el antagonista de Trevor.

-La trama policial de Zach se desarrolla prácticamente nada y se cierra pésimamente, como si de pronto le hubiera dado pereza continuar con la historia, como si se hubiera visto sobrepasado por lo que había creado y tuviera prisa por acabar.

Sin duda, un chasco y una de mis peores lecturas de este año.

Sígueme en Redes Sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.