Series que he visto últimamente

Aprovechando que tenemos la suerte de disfrutar de una televisión de buena calidad, aprovechamos para sacarle partido a Netflix últimamente. Habida cuenta de la situación actual, es la forma más fácil de viajar, junto con la lectura. Y quería hablaros de las dos últimas series que hemos visto y que nos han gustado, cada una a su manera.

La primera es Emily in Paris. Es una serie sin pretensiones más allá de entretener y enseñar lo precioso que resulta París. Y lo consigue. Son capítulos cortos, amables, que prácticamente siempre se solucionan en el mismo capítulo. Está plagada de clichés y entiendo que a los franceses (y, en especial, a los parisinos) no les haya hecho nada de gracia, más que nada porque yo mismo me encontraba gritando a la televisión (y a mi chico) que los franceses no son así y que mi experiencia en París fue mucho (muchísimo, con diferencia) más amable y agradable y nunca me trataron mal ni con soberbia, pero si quieres pasar un rato agradable y soñar con estar caminando (de nuevo o no) por las maravillosas y mágicas calles de París y disfrutar de una serie cuyo único interés es el entretenimiento, no es una mala opción.

La segunda serie, que acabamos ayer mismo, es Alguien tiene que morir. Se trata de una miniserie de tan sólo 3 capítulos ambientada en los años 50 en España, en pleno franquismo. Sabía yo que siendo una serie que quiere critica la persecución hacia la homosexualidad y los tratos vejatorios que recibíamos en aquella época infame, las opiniones iban a estar más que divididas. Por mi parte, se trata de una serie dura que yo no fui capaz de ver de una sentada. Su leitmotiv es el tiro al pichón que abre y cierra de manera circular la miniserie, que recuerda a una grandiosa obra de teatro en su forma de contar.

Pero si se me hizo difícil de ver es por cómo se refleja el trato de la época hacia la mujer (en forma de una Cecilia Suárez, que encarna a Mina, una mujer venida de México y casada con un español, viviendo completamente sometida a su marido, que abusa de ella en todos los sentidos, supeditada tanto a su marido como a su suegra, encarnada por una malvada Carmen Maura), el maltrato hacia el bando perdedor y el abuso de poder ejercido hacia éste y el retrato de cómo se trataba a los homosexuales en aquella época, el maltrato gratuito ejercido hacia nosotros y la total impunidad con la que esos malos tratos eran ejercidos, obviamente apoyados por la ley, que aún nos trataba peor.

Es una miniserie durísima, pero ya era hora de que alguien abordara cómo se nos ha tratado durante el franquismo a los homosexuales. Basta ya de romantizar una época que lo mejor que ha hecho ha sido ver morir a su dictador.

¿Alguna recomendación por vuestra parte?

Sígueme en Redes Sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.